Asistencia de la Cef-UGR al XVIII Congreso Nacional de la Empresa Familiar

Por Sara Terrón
En Actividad
Nov 9th, 2015
0 Comentarios
1527 Views

Los pasados días 25, 26 y 27 de octubre de 2015 se celebró en Bilbao el XVIII Congreso Nacional de la Empresa Familiar bajo el lema «Crecimiento y creación de empleo», al que asistió la Cátedra Santander de la Empresa Familiar de la Universidad de Granada.

Congreso IEF CefUGR 1

El Congreso Nacional de la Empresa Familiar es uno de los foros empresariales más reconocidos de nuestro país. Durante tres días este evento congrega a los principales políticos, empresarios y expertos del panorama nacional y europeo, para difundir las mejores prácticas en estrategia corporativa, gestión empresarial y gobierno familiar.


En la inauguración del XVIII Congreso de la Empresa Familiar, el Rey Felipe VI lanzó un llamamiento a las empresas españolas para que ganen dimensión y presencia internacional. Según explicó, esto mejorará su aportación al PIB y a la creación de empleo, «nuestra meta más urgente e importante».


Las empresas familiares aportan aproximadamente a la economía el doble de puestos de trabajo que las empresas no familiares y son responsables del 60 por ciento del Valor Añadido Bruto.


congreso ief cef ugr

«Las empresas familiares son la columna vertebral de la economía española». Así de rotundo se mostró Javier Moll, presidente del IEF, en el discurso que ha pronunciado en la clausura del XVIII Congreso Nacional de la Empresa Familiar, al que han asistido cerca de 500 empresarios familiares, representantes del tejido productivo de todas las Comunidades Autónomas.

La afirmación de Javier Moll está basada en el macro-estudio «La empresa Familiar en España», elaborado por la Red de Cátedras Universitarias de Empresa Familiar y el Servicio de Estudios del IEF, y cuya metodología y principales resultados fueron presentados por Juan Corona, director general del Instituto.

El macro-estudio señala que las empresas familiares representan el 90 por ciento de las sociedades anónimas o de responsabilidad limitada que existen en España, y son responsables tanto del 60 por ciento del Valor Añadido Bruto como del 70 por ciento del empleo generados por el conjunto del sector privado. «O, en otras palabras, -ha recordado Moll- España cuenta con 1,1 millones de empresas familiares que, de manera directa, generan en torno a siete millones de puestos de trabajo. De hecho, en términos de empleo, las empresas familiares aportan aproximadamente a la economía el doble de puestos de trabajo que las empresas no familiares».

Compromiso con el empleo

Además, el presidente del IEF desveló que la crisis económica aporta nuevas evidencias sobre el compromiso de los empresarios familiares con el empleo. Según el estudio, en 2007 por cada millón de euros facturados en la empresa familiar se creaban 4,7 empleos, frente a 3,1 en las no familiares. En 2013 la diferencia había aumentado, creándose 5,1 empleos por millón facturado en las empresas familiares, frente a tan sólo 3 en las no familiares.

«La empresa familiar es un bien social a preservar», ha asegurado Moll, al tiempo que ha recordado que el pasado mes de septiembre el Parlamento Europeo aprobó una resolución –con el 83 por ciento de los votos a favor- en la que se insta a la Comisión Europea y a los 29 Estados Miembros a avanzar en el reconocimiento de la empresa familiar.

El motivo alegado por el Parlamento Europeo es que «este tipo de empresas tienden a demostrar un alto grado de responsabilidad social hacia sus empleados, y administrar los recursos de forma activa y responsable». Porque «por lo general, adoptan un enfoque sostenible y de largo plazo en relación al futuro económico de la empresa (actuando como hombres de negocios honorables, o propietarios responsables)». Y debido a que «hacen una importante contribución tanto a sus comunidades locales como a la competitividad de Europa».

El Parlamento Europeo pide acciones concretas

En concreto, el Parlamento emplaza a la Comisión y a los Estados Miembros a adoptar un conjunto muy detallado de actuaciones. Entre ellas, establecer una definición operativa comúnmente aceptable de las empresas familiares, superando la actual proliferación de definiciones; ofrecer información estadística con periodicidad regular sobre este tipo de empresas por parte de las agencias oficiales; mejorar le regulación sobre la transmisión de empresas familiares entre generaciones, particularmente en el ámbito fiscal, y realizar estudios que analicen las razones del fracaso en la sucesión.

El objeto de esta última iniciativa es evitar las grandes externalidades negativas que para la economía supone que las empresas familiares interrumpan su actividad. De hecho, el texto aprobado señala –según recordó Javier Moll- que de las 450.000 empresas familiares europeas que cada año afrontan la sucesión, hay 150.000 que acaban cerrando, lo que provoca la pérdida de 600.000 puestos de trabajo.

Moll hizo también un repaso de la encuesta interactiva realizada durante el Congreso a los cerca de 500 empresarios asistentes, y que pone de manifiesto que las empresas familiares están percibiendo una mejora del clima económico. «Los asistentes al Congreso que celebramos hace un año en Alicante calificaban la situación de la economía española con un valor de 4,26 sobre 9, mientras que ahora han aumentado esta valoración hasta 5,31, lo que constituye una mejora de percepción no desdeñable», ha señalado el presidente del IEF.

Esta es una mejora que, sin embargo, es más limitada en el caso de la valoración de la situación política general del país, puesto que se mantiene en valores muy bajos, de 2,08 sobre 9, muy similares a los observados el año pasado (1,08).

De cara a la próxima legislatura, Javier Moll destacó que los empresarios familiares consideran con un elevado porcentaje de apoyo -90 por ciento- que debe producirse un gran pacto de Estado para modernizar el modelo productivo español. No ocurre lo mismo con la pregunta sobre si se considera necesaria una reforma constitucional para actualizar el modelo territorial, cuestión a la que el 52 por ciento de los asistentes respondieron en sentido negativo.

«Con independencia de los resultados que las próximas elecciones generales arrojen, queremos expresar nuestro compromiso de colaboración constructiva con el gobierno que se constituya», anunció el presidente del Instituto de la Empresa Familiar.

Fuente: Instituto de la Empresa Familiar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *